martes, 20 de septiembre de 2016

Alfonso Ponce de León, una figura clave en la pintura de la vanguardia española

Un pintor casi desconocido ochenta años después de su asesinato


AGUSTÍN LAGUNA


Alfonso Ponce de León, Autorretrato (Accidente) (Madrid, 1936).
Óleo sobre tela (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid)
Federico García Lorca fue asesinado en Víznar, en agosto de 1936. Un mes después, el pintor Alfonso Ponce de León, era encontrado en una cuneta de Vicálvaro, tras haber sido torturado y ejecutado.
Han pasado ochenta años de la muerte de ambos. Lorca ha sido reconocido, con todo merecimiento, como uno de los escritores más importantes y representativos de la lengua española; sin embargo, la figura de Ponce de León ha quedado prácticamente en el olvido.

Artista de vanguardia
Alfonso Ponce de León compartió la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid con Maruja Mallo, Margarita Manso, Salvador Dalí, Emilio Aladrén y Remedios Varo.


Alfonso Ponce de León, El descanso (El sueño).
(Madrid, 1930-1931). Teatro-cine Fígaro., Madrid.
Desde el principio se integró en los ambientes de vanguardia y exhibió su obra en los salones de Artistas Independientes de Madrid. Expuso en la galería Fretcheim de Berlín (1932) con el grupo Artistas Ibéricos, del que formó parte. Mantuvo amistad con los contertulios de la Granja del Henar y de la Residencia de Estudiantes.
En París (1930) inició una estrecha relación con Picasso; conoció a Luis Buñuel y comenzó una incursión en el cine.
Ese mismo año participó en la Exposición de Arquitectura y Pintura Moderna de San Sebastián.
Ponce de León dirigió la película Niños (1934) y al año siguiente colaboró con Edgar Neville en Do, Re, Mi, Fa, Sol. Su obra más famosa Autorretrato (Accidente) formó parte de la Exposición Nacional de Bellas Artes, en 1936.


Lorca y Ponce de León
Federico García Lorca y Alfonso Ponce de León fueron amigos y tuvieron proyectos comunes. Ponce de León fue, a petición de Lorca, el escenógrafo y figurinista de La Barraca, la compañía teatral creada por poeta granadino.
Federico García Lorca es uno de los poetas y dramaturgos de mayor repercusión de la literatura española. Fue un burgués apolítico, educado en una familia liberal, con ideas progresistas y defensor de la mujer, a quien no importó la filiación política de sus amigos.


Federico García Lorca
Alfonso Ponce de León fue un artista de vanguardia y uno de los máximos representantes del realismo mágico español. Creció en una familia tradicionalista y estuvo vinculado a Falange Española y al Sindicato Español Universitario (SEU). Llevó una vida trasgresora y de aventura con la pintora Margarita Manso.

Margarita Manso
Tània Balló publicó en 2016 ‘Las sinsombrero’, un acertado libro cuyo objetivo es rescatar de la indiferencia a las mujeres de la Generación del 27. Las que no fueron valoradas por la historia, y que siguen eclipsadas injustamente por los representantes masculinos de la misma época.

Balló eligió en su libro a diez mujeres singulares. La primera de ellas es Margarita Manso, la que fue esposa de Alfonso Ponce de León y también la precursora de las ‘sinsombrero’, en la madrileña Puerta del Sol, junto con Maruja Mallo, Dalí y Lorca.


Retrato de Margarita Manso atribuido a Ponce León
Federico y Alfonso, aunque con matices distintos, amaron a la misma mujer. Margarita Manso fue «una mujer bella, moderna y enigmática», según describe Balló en su libro. Encendió fuegos en muchos hombres, porque según José María Alfaro «era encantadora, era adorable…».
Lorca le dedicó su poema ‘Muerto de amor’, del ‘Romancero gitano’ (Y el cielo daba portazos / al brusco rumor del bosque / mientras clamaban las luces / en los altos corredores).
Margarita fue, probablemente, la única mujer con la que Lorca mantuvo un contacto sexual, según sostiene el investigador lorquiano Ian Gibson.


Presintió su asesinato
Ponce de León pintó el cuadro ‘Autorretrato’, también llamado ‘Accidente’, poco antes de su trágico final.
La obra ―que está expuesta en el mal llamado Museo Reina Sofía―, constituye toda una premonición,  porque representa a un hombre herido o muerto, con el cuerpo en una posición misteriosa, medio oculto por la carrocería del automóvil, con el dedo en la frente y un cartel roto «se prohíbe... (el paso)». La escena está iluminada con la luz inquietante del faro.


Alfonso Ponce de León y su esposa Margarita Manso y su cuñada Carmina. Foto de Francusco Maura. Verano de 1935. Colección de Herederos de Francisco Maura, Santa Gerturdis, Ibiza).
El final
El 20 de julio de 1936 tiene lugar el asalto y masacre del Cuartel de la Montaña, donde su hermano, el capitán de artillería Juan Ponce de León es herido y después asesinado.


Ponce de León. Bodegón con limón. (Madrid, 1936). Óleo (Col. López Ramírez, La Coruña)
En esos días Madrid está tomado por las milicias obreras; pero Alfonso no se arredra, y se pasea por el centro de la capital, con las calles llenas de milicianos armados, silbando el himno de la Falange. Era una actitud provocadora, entre heroica y suicida. Dionisio Ridruejo dijo que él «iba buscando la muerte». Margarita, muy afectada por el asesinato Federico García Lorca, sabía que corrían peligro. 

Alfonso Ponce de León. Jóvenes y un pescador (1936).
Óleo sobre tela (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid)
El último día de verano de 1936, cuando ambos regresan a casa, ven a un grupo de hombres acechando en la puerta. Se trataba de los llamados 'escuadrones de la muerte', integrados por comunistas que actuaban sin control en la retaguardia republicana.
Era ya casi de noche. Ella se aferra al brazo del pintor y ambos se sientan en un banco a esperar. Ya no queda ningún lugar adonde ir esa noche. El matrimonio había abandonado su domicilio en la calle Ferraz, porque estaba muy cerca del frente de batalla.
Los policías parecen marcharse, pero la portera del inmueble los delata.


Alfonso Ponce de León. El velador chino (h. 1929). Óleo sobre tablex.
(Col. Herederos del artista. Redondela, Pontevedra)
Margarita vaga después por las calles de Madrid, de checa en checa, buscando a Alfonso. Recurre a sus familiares importantes, con altos cargos en la República, pero ya es tarde. No volvería a verlo nunca más. El día de la detención de Alfonso ella tiene 28 años, es víctima de una crisis nerviosa y a la mañana siguiente tiene todo el pelo blanco.
El cuerpo sin vida de Alfonso Ponce de León fue encontrado en una cuneta de la carretera de Vicálvaro, el 29 de septiembre de 1936. Nueve días después de haber sido detenido en el paseo de la Castellana y encarcelado en la checa de Fomento.
Esta checa estaba ubicada en el Círculo de Bellas Artes, donde antes el pintor había expuesto sus cuadros, y donde luego fue torturado y ejecutado.


Ponce de León, vanguardia artística
y compromiso político
Dionisio Ridruejo, José María Alfaro, Eugenio Montes o Samuel Ros serían sus compañeros de tertulia en el café Gijón o en café Recoletos en los meses previos a la Guerra Civil. 
Ridruejo lo describiría como un caballero del siglo XVII, «pero no de los de empaque místico, sino de los de empaque galante».
Un pintor que oscilaba entre el surrealismo y el expresionismo: «Frente alta con cumbre de ondas rubias, cejas redondeadas, nariz de dibujo largo y destellado, boca sensual pero delgada, manos largas... ».
Rafael Inglada, en la introducción del libro de la exposición realizada en el Museo Reina Sofía en 2001, escribe que resulta difícil pensar que Alfonso Ponce de León (1906-1936), «uno de los pintores clave  ―pero más desconocidos― para entender la historia de nuestras vanguardias, le hayan prestado los críticos tan escasa atención».
Con él se ilumina también la figura de su compañera de estudios y después esposa, Margarita Manso, ignorada durante décadas, hasta que la gran pintora Maruja Mallo la rescató del olvido: «Margarita y yo fuimos las primeras sinsombreristas de Madrid».

Lorca, con el mono de La Barraca, en el escenario de La guarda cuidadosa de Ponde de León (Soria, 1932)
Federico García Lorca fue asesinado por la extrema derecha en un camino rural de Granada y Alfonso Ponce de León por la extrema izquierda en una checa (Chezvichàinaia Komissia) de Madrid.


No hay comentarios:

Publicar un comentario